sábado, 3 de marzo de 2012

entre Salta y Jujuy...conociendo otro Carnaval!!


Segundo día de excursión desde Salta, destino: Cafayate. Fue un día bastante más intenso que el anterior, pero también más interesante. Volvimos a partir temprano, a las 7:30 ya nos recogían por el hostel. El guía volvía a ser un francés y la agencia la misma, La Posada, que nos trató muy bien en los tres tours.
La primera hora de recorrido fue exactamente igual que en la excursión a Cachi, así que aprovechamos para echar una cabezadita. Lo más interesante del tour a Cafayate no es el pueblo en sí, sino el trayecto hasta llegar a éste, y es realmente cuando se aprecia el paisaje que aparece en google cuando buscas “Salta”, tierras áridas y de colores rojizos.
La primera parada importante es en la Garganta del Diablo seguida de El Anfiteatro. Las dos deformaciones son causadas por la erosión del río y el paso de los años. Ahora que vemos las fotos hasta a nosotros nos cuesta diferenciar una de otra.


El camino a Cafayate sigue el curso del río Las Conchas. Los ríos de esta región tienes una característica común, son ríos de arrastre, casi nunca superan el metro de profundidad y cuando aumenta su caudal crecen a lo ancho, llevándose consigo todo lo que encuentran a su alrededor, como ocurrió la semana anterior de ir nosotros con la carretera (lo podéis ver en la foto)
Las estructuras que genera la erosión pueden tener formas curiosas, como la de la famosa iguana; aunque todas ellas impresionan mucho más en directo.
De Cafayate hay poco que decir. Al llegar, nos llevaron a visitar una bodega y a degustar un par de vinos, un blanco torrontés y otro tinto, acompañados de embutidos de llama y quesos de cabra. Los vinos malísimos, de los que dejan poso en la copa.

Otra cosa buena que nos pasó ese día fue que nos vimos obligados a buscar un hostel y fuimos a parar a el Alquimia. El hostel no tiene nada de especial, pero Diego, uno de los recepcionistas, hizo que mereciera la pena la estadía. Es un chico que ha recorrido buena parte de Sudamérica y que nos dio miles de buenos consejos.
Para acabar con los tours, toca hablar de nuestro tercer día, esta vez con destino Humahuaca. En esta ocasión no regresábamos a Salta y aprovechábamos el tour para quedarnos en Tilcara.
La quebrada de Humahuaca no es nada más que un estrecho que sigue el cauce de un río entre dos montañas. Lo que destaca de la zona de Jujuy es la tonalidad que tienen sus montañas debido a la oxidación de los minerales que éstas contienen. De todas ellas, la que más destaca es la montaña de los 7 colores, en Purmamarca.


Antes de llegar a nuestro destino final hicimos parada en el Trópico de Capricornio y en el mismo pueblo de Purmamarca.


Humahuaca, es el punto neurálgico de la quebrada y, en principio, nuestro destino para pasar un par de noches aprovechando el fin de los carnavales de la región. Los precios y el pueblo en sí hicieron que cambiáramos de opinión y nos fuéramos a Tilcara, un pueblo vecino. De todas formas, aquí unas fotos.


El resultado fue mejor de lo esperado. En Tilcara teníamos couchsurfer para una noche aunque al final fueron dos más. Pablo es el gerente de un hotel del pueblo, Patio Alto, y  además un hombre encantador.
Tuvimos mucha suerte, el mismo día que llegamos una de las comparsas, “Los Viejos Choclos”, celebraba el entierro del carnaval. Fuimos los únicos gringos, así llaman ellos a los foráneos, de la fiesta. Inmersión cultural a tope.

El carnaval de la zona tiene sus peculiaridades, todo el mundo se viste de diablo, ellos lo llaman “el Tío”. El día que comienza el carnaval lo desentierran y una semana más tarde lo vuelven a enterrar. Durante todos estos días, las calles son una fiesta continua, en los que está permitido cualquier cosa. Las comparsas son invitadas a casas particulares donde se les regala entre 200 y 300 litros de alcohol, estos se lo tienen que terminar y seguir a por la siguiente invitación. Se supone que la comparsa bendice la casa que les brinda la invitación. Todo ello lo acompañan con quilos y quilos de harina y espuma. Os podéis imaginar a quién la dirigen ¿no? A la única rubia de toda la fiesta.


Con Pablo
Dedican el carnaval a “el tío” porque en la antigüedad, durante una semana, le pedían ayuda para que les bendijera el resto del año, ya que muchos de ellos eran trabajadores de las minas y se supone que lo que hay bajo el suelo es el reino del diablo y tenían que pedir una especie de permiso para seguir vivos.
Los dos días siguientes en Tilcara fueron de lo más tranquilos. En uno hicimos una excursión a otra Garganta del Diablo, ésta acompañada de una pequeña cascada de 20 metros. El otro día lo utilizamos para ultimar los preparativos para cruzar a Bolivia, nuestro siguiente destino, donde Felipe, el asistente de Pablo en el hotel, tuvo un papel protagonista, se conoce de pe a pa el país y nos dio todo tipo de detalles; ¡mil gracias!



7 comentarios:

Anónimo dijo...

Jordi!!! La foto de la roca... tiene truco, no? Desde cuándo eres tan flexible??

Un beso a los dos morenazos!!

jordi-tamara dijo...

No no tiene truco...son cosas que voy mejorando con la edad jejeje. de todas formas puedes identificarte????

Un beso a ti tambien anonimo!!!

Alex dijo...

jordi a lo matrix, tamara recubierta de harina!! este viaje os está cambiando chicos!jajajaja.
Las imágenes increíbles!! seguid disfrutando!
os echamos mucho de menos!

Cèsar i Anna dijo...

Parella!!! Veiem k aixo de tirar farina xl carnaval es comu a zones allunyades, a la petita comunitat de la Florida a Guate tambe!!!
Eii us deixem el correu cesariannaalmon@gmail.com
Ens posem en contacte i us enviem info de bolivia, centre america!! Fins aviat

Camila dijo...

Tuve la posibilidad de hacer un recorrido por el norte del país y conocí muchos de los lugares que nombras. Viaje desde Ezeiza hacia el aeropuerto de Salta y de allí fui directo a buscar alojamiento en alguno de los tantos hoteles en salta que hay para estudiantes. Me costó mucho conseguir, porque solían estar repletos de turistas extranjeros hasta que finalmente conseguí y a partir de allí empezó un verdadero viaje de sueños

Jordi - Tamara dijo...

Hola Camila,
gracias por encontrarnos y seguirnos. La verdad es que esa parte de Argentina es alucinante.

Un saludo

Anónimo dijo...

Realmente me apenan tus paupérrimos comentarios de los pocos lugares que viste en tu visita al norte de mi país, especialmente de Salta. No sabes apreciar lo bueno , deberías darte el tiempo de realmente ver, conocer y no seguir a los negociantes. Una lastima que no hayas podido conocer la grandeza de estos lugares y su verdadera belleza.
Es lo que me deja tus expresiones de lo visto, por lo pronto seguí durmiendo.