domingo, 27 de mayo de 2012

Manizales, seguimos en tierras de café



Seguimos nuestras andanzas por el Eje Cafetero. A menos de tres horas de Salento hacia el norte está Manizales, una ciudad ya más grande, de unos 400.000 habitantes, que cuenta con una decena de Universidades, por lo que el ambiente es muy joven.

Manizales es una ciudad atípica en su estructura. Es la llamada “rascasuelos”, está construida de arriba hacia abajo. Está construida en plena zona montañosa y jamás consigues una visión global de ella, aunque estés situado en la parte más alta siempre quedan barrios tapados por otras montañas. Tiene tres ejes paralelos que la dividen de norte a sur. En concreto, la Av. Santander te ofrece una perspectiva curiosa, es como si estuvieras en la zona más elevada y a izquierda y derecha cayera en laderas el resto de la ciudad.



Digamos que no es una ciudad con muchos atractivos turísticos, pero hay una razón por la que muchos viajeros la escogen como enclave en el Eje Cafetero. Representa la principal puerta de entrada para visitar el Parque Nacional Los Nevados y, en concreto, el Nevado del Ruíz. Este volcán es el más alto de los Andes colombianos, con 5.325 m; lo bueno es que se puede escalar hasta su cima nevada sin demasiada dificultad. Nosotros no pudimos ni acercarnos porque el Ruíz esperó a que llegáramos para despertarse de su letargo y ahora está en alerta naranja por peligro de erupción. Obvio, el Parque permanece cerrado.



el segundo edificio más bonito de Colombia
Fuera de eso, Manizales ofrece otra actividad medio turística, las aguas termales cuyo calor procede de los nevados. Aquí sí que fuimos, a unas que se llaman El Otoño y que están dentro de un hotel con pinta de caro. Bastante bonito porque fuimos de noche y estábamos prácticamente solos, además, el agua a una temperatura agradable, más soportable que las de Baños en Ecuador.


metro cable

Al final nos quedamos tres noches en Manizales y os preguntaréis ¿por qué tanto? Pues la verdad es que dimos con una familia excepcional a través del couchsurfing, Armando, su mujer Margarita y sus dos hijas, Margarita y Carolina. A veces la vida te sorprende, a pesar de la diferencia de edad con Armando mantuvimos unas charlas la mar de interesantes. Definitivamente, la mente abierta no está relacionada con la edad sino con la actitud con la que cada uno afronta la vida. Gracias a los cuatro y a su perrita Loti por abrirnos las puertas de su casa.


1 comentario:

Xevi F. dijo...

Eis parelleta!!!! Uaaaa uaaaa uaaaa! Quin festinvol us esteu muntant!!!! Ens sap greu haver estat desconnectats uns dies del blog!!! Una mica enfeinats però no són excusa! La veritat que avui ens hem posat al dia... Divertides les fotos al bosc d'estàtues a Colòmbia! La fragata a les platges d'Equador! La gastronomia estranya... (la noe ho tindria difícil) i sobretot la curiosa wifi d'alguns hostels! Quina passada!!!!! I ara a fumar cubanos !!! Qué grandes!! Se us veu molt feliços, esperem que segui així un temps més!! Però que algun dia torneu!!! A veure si fem l'skype avui!!! Tenim ganes de fer un life! Mil petons i abraçades de + de 5 segons! gogog go gogoggogo! Noe&xevi